Gilbert Adans

GILBERT ADANS




Nace el 28 de septiembre de 1977 en la ciudad de Barquisimeto Venezuela siendo sus padres Hilda Marlenes Adans y Pedro Segundo Querales.  Desde muy pequeño sus abuelos paternos Pedro Querales y Julia de Querales lo instruyen en el camino al conocimiento de Dios.

Fue criado entre músicos y cantantes ya que sus tíos tenían un ministerio de adoración en su iglesia y su padre también cantante. Desde joven Dios lo ha apartado para su servicio, pues a pesar de que a los doce años Gilbert se alejó de los caminos del Señor, fue a los 17 años que Dios lo atrajo nuevamente a Él, dándole la oportunidad de Seguirle. Despertando en él la pasión de cantar y adorarle, a sus 18 años tiene la oportunidad de integrarse en un ministerio de música en su iglesia llamado Ágape (Genero Vallenato) en la cual hacen una producción discográfica siendo intérprete de cuatro canciones.  Pero no solo le gustaba ese tipo de música, en el había un gran interés de cantar la música tradicional de su tierra amada (La Música Llanera), siendo la mayoría de sus canticos un estilo romántico decide hacer su Primera Producción Discográfica Titulada “Más Allá” adaptando así su estilo a la música del Cuatro, el Arpa, las Maracas y el Bajo dando muy buenos frutos. Años más tarde conoce grandes intérpretes y músicos del mismo género musical, los cuales después de escucharlo les parece un buen estilo, dándole así como nombre artístico “El Romántico de la Canción”.  Luego de esto la agrupación musical Voces y Cuerdas de Amor decide unir los Ministerios haciendo una Producción Discográfica Titulada “Por Amor” con la cual Dios les a bendecido y les ha permitido adorarle en otros países.  Siendo el resultado de grandes bendiciones para la vidas de muchos incluyendolos a ellos.

Siendo un hombre casado con Susana Petit de Adans, Dios les da el regalo de dos herencias preciosas Michelle y Cristhian los cuales ya empezaron a dar sus primeros pasos en la adoración a Dios convirtiendose en adoradores.  Michelle una salmista del Señor y Cristhian tocando sus maracas y danzando para Dios. Una familia bendecida.